Inicio / Frases / Naturas

Naturas

NATURAS

  • Definitivamente la vida no es seria. Lo es el pensamiento, y eso a veces. No por no reírse, un animal es serio, no por ser imponente un bosque es solemne. Donde hay seriedad hay también algo que ha muerto.

 

  • El corazón no sólo nos da vida, también imita la naturaleza, late lento donde todo es calmo y rápido donde todo es agitado.

 

  • Los escondites oprimen lo que esconden.

 

  • Para humanizar la naturaleza es suficiente una puerta.

 

  • La música es fondo y el fondo lo atrae todo.

 

  • Un divorcio notable de lo humano con la vida en general ocurre en las grandes ciudades, y es la distancia del animal y el hombre. Un zoológico prolíficamente poblado no es suficiente para equiparar nuestros instintos con los de los animales, ni siquiera para reconocernos parte de ellos. Quien nunca haya sentido gran curiosidad y amor por los animales no entenderá una parte inefable de sí mismo. La gran ciudad sofistica terriblemente nuestra especie y nos tiende la lejanía con lo animal. Un animal se humaniza con facilidad al vivir entre humanos, pero difícilmente un humano se hace más humano entre humanos. Lo humano no puede entenderse sin lo animal, y no al revés.

 

  • Todo es voltaje, pero muy poco es luz.

 

  • Al sueño como al mar: desnudo.

 

  • El mar ablanda, pero la tierra no endurece, porque antes el mar la ablanda.

 

  • ¿Y qué mejor compañía para el alma solitaria que la de la lluvia?

 

  • Destruir el sol sería la gloria del hombre.

 

  • Existirá la bondad en estado puro mientras exista un delfín.

 

  • Hablaré de lo que sea, pero apaguen la luz.

 

  • Somos la consecuencia de un sentimiento.

 

  • Se nace en la confianza.

 

  • No se puede ser una buena cucaracha y una mala golondrina.

 

  • No hay espectáculo humano que supere el de una lluvia común.

 

  • Un día la terquedad de lo estéril hará que nazca algo.

 

  • En los trópicos los animales viven más cerca de la gente. Buena señal.

 

  • El mundo de los niños es mundo en tanto no se lo disputan los adultos.

 

  • Descansaba en el parque cuando un niño pequeño comenzó a llorar sin consuelo ante sus padres y continuó así durante una hora. Por lo demás, todo permaneció tranquilo, nadie se preocupó. Y me quedo pensando al tiempo que hago recuerdos: ¡cuánto terror verdadero puede caber en un niño normal!

Acerca de Jorge Santana

Mi cuerpo recuerda lo que mi alma olvida.

Revisa también...

presencias frases

Presencias

PRESENCIAS No salvas a alguien de su desolación; caes en ella.   Aprender de alguien …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *