Inicio / Notas / Crónicas fugitivas / Sinfonía para un sabadomingo inquieto

Sinfonía para un sabadomingo inquieto

SINFONÍA PARA UN SABADOMINGO INQUIETO

No sé cuánto durarán mis euforias, estos desmedidos impulsos por hacer algo. Escribo esta noche de sábado a cambio de lo que quise (y aún quiero) hacer y no pude. La tarde fue como la de un domingo solitario… ¡maravilloso!, los días andan en desorden. Luego de no encontrar a nadie con quien charlar, nadie verdadero a quien ver sin sentir sólo rellenar el tiempo, evité venir a casa y busqué un café que no fuera de los habituales. La luz del día era apagada y soplaba en el viento un silencio tristón. Enfrente había un pequeño cine y decidí entrar.

Jorge Santana escritorLa vida no tiene coincidencias, tiene motivos que cambian su misterio por encuentros, desventuras y encantos que son después de todo eventos concretos. La película era La escafandra y la mariposa y trata de un hombre que a los cuarenta años queda completamente paralizado a excepción del ojo derecho, con cuyos guiños se comunica y “dicta” al fin un libro, un poético diario íntimo. El cine estaba solo y pude internarme en mi escafandra, ser en los sentimientos mi propia mariposa. Así, me puse a pensar dispersamente. En la penumbra anotaba palabras en el celular e ideas en papeles sueltos que encontraba dentro de la mochila.

He estado enormemente conmovido e inclinado a hacer “la obra de mi vida”. He tratado de serme franco y en mi poca paciencia sonrío al hecho de poder transformar esta energía en lo que sea, incluso en esta nota que me dicto en el taller de pintura oyendo música y tomando cerveza.

He llegado a casa inquieto a buscar guiones de cine en internet, a revisar la agenda, a colocar baterías en la cámara de foto, explorar entre la música nueva y escribir en la mesa de dibujo; he reconsiderado mi vida con todo lo que vi y sentí este día y no he podido plasmar en imágenes reales: el indigente de la cuadra leyendo acostado en la banqueta con lentes de bibliotecario, las formas que tomó el agua de la fuente, el encuentro de una mujer que confundí, una idea de mujer casi como una medicina a la luz de esta ocasión en que he decidido embriagarme un poco, y a solas, aunque sé que esta noche hay una fiesta a la que no iré de tanto que presiento lo que será.

Escritor escritura Sinfonía para un sabadomingo inquieto

Y como en esas imágenes pendientes en mis telas, invoco en esta otra imagen mental un privilegio poético, le guiño a Dios el ojo derecho desde este cuarto que es su garganta, su silencio en el libro del momento. También tengo ganas de llorar y lo hago apenas. Los ojos se calientan. Lejos de cuanto traslucen mis palabras, estoy contento, con la sensación de no parar, de empezar ahora algo concreto, ese guión de las metáforas que veo, película de los sentimientos, secuencia de euforias que es, en sí misma, obra.

escritura Sinfonía para un sabadomingo inquietoTengo varios pendientes. La semana pasada vi un zapato gigante —un promocional inflado a gas— sobre el techo de una iglesia colonial en medio del aturdimiento de la ciudad. La imagen es una sonrisa y de seguro no ha sido pescada detrás de tantos obstáculos. También sentado a bordo del metrobús y aprovechando su altura sobre el nivel de la calle me he abocado a voltear hacia arriba, solamente hacia arriba mirando lo que hay en los últimos pisos de una avenida tan loca como Insurgentes, de punta a punta: asadores clandestinos, una veleta francesa, un espantapájaros, gente desnuda o uniformada, palmeras de plástico, tanques con rostros pintados, humaredas de cigarro. Presencias y soledades exquisitas.

Esta noche quiero prolongar la vigilia, hacer cosas grandes, cansarme y, una vez dormido, tener sueños eróticos… Es lo que hay de momento. Mis pinceles están secos y no quiero usarlos. La música se calla. Hay un insecto en la habitación, un zancudo. Me he puesto a perseguirlo hasta agitarme. Si me siento se acerca y si me levanto se va. Me ha picado ya en un hombro, en el otro, mis pasos retumban en el piso y la página se acaba.

 

Jorge Santana Dingbat

Acerca de Jorge Santana

Mi cuerpo recuerda lo que mi alma olvida.

Revisa también...

Del manual de superstición

Del manual de superstición

DEL MANUAL DE SUPERSTICIÓN Busco inútilmente la cábala de mis sentimientos, el misterioso patrón con …

Un comentario

  1. Mario Chávez Campos

    Muy inquietante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *